Maltrataba a Este Indigente sin Saber Quién Era en Realidad

A diario nos topamos con personas en situaciones vulnerables, bien sea un indigente o niños vendiendo dulces en los semáforos, sin darnos cuenta de la terrible situación que están atravesando.

En la sociedad actual, el egoísmo es una de las características de muchos individuos, el desinterés aunado al ajetreado estilo de vida de muchas personas provoca la indiferencia hacia la terrible situación que viven las personas indigentes.

La historia de este admirable joven es bastante triste, una persona sin un lugar dónde dormir y sin alimentos para comer. Un tendero abre su local temprano en las mañanas, y se encuentra con que este joven indigente duerme enfrente de su local, para el tendero es una situación bastante desagradable, ya que por el aspecto físico del joven puede causar desagrado en los clientes.

indigente_sorpresa

El tendero diariamente se topa con el joven durmiendo enfrente de su tienda, el dueño del local no responde de la mejor manera y día con día recurre a innumerables maneras de ahuyentar al joven que duerme plácidamente en el suelo sucio enfrente de la tienda.

A pesar de haber cientos de locales cerca, el joven duerme todas las noches en el mismo lugar y el tendero un poco harto de la situación, despierta al joven con baños de agua fría e incluso aventándole cosas para que se despierte y se vaya.

Tan común y rutinaria se vuelve está situación que cuando el dueño de la tienda nota que el joven simplemente desaparece y no vuelve a dormir enfrente del local, decide mirar a las cámaras de seguridad enfrente de la calle, para averiguar el motivo por el cual el joven dormía todas las noches en el mismo lugar.

En los vídeos que quedaron grabados en las cámaras, se mira a varios jóvenes vándalos orinando enfrente de la tienda, incluso intentando entrar para robar y en todas esas ocasiones el joven los ahuyenta, incluso aun cuando los vándalos lo golpeaban. Desafortunadamente en una de esas ocasiones el joven indigente salió herido de gravedad y tristemente fallece.

El tendero se da cuenta de lo egoísta que había sido, desafortunadamente en este caso, ya es demasiado tarde. El joven dormía ahí cada noche, como si fuera su hogar, y así mismo lo defendía, hasta con su vida.