Los trepas, la gente falsa del trabajo

El trepa es un perfil de persona a caballo entre un pelota y un egoísta. Últimamente, su papel está en alza debido a la precariedad del trabajo y la amenaza de la estabilidad del mismo. Por esta razón, mucha gente ya predispuesta en su material genético, está haciendo una conversión a trepa mucho más rápido de lo normal.

Estas personas tarde o temprano nos acaban amargando en el trabajo. ¿Y por qué? Porque es un compañero o compañero, por así decirlo, que suele trabajar más bien poco, adula o hace la pelota al jefe o a los jefes, y además no asume nunca sus fallos.

Cuando se cumple un objetivo, se consigue o se vende algo, el trepa también se anota un tanto, y se une con el grupo ganador, atribuyéndose el mérito. Si no consigue adentrarse  en este grupo, lo hará a través de rumores o metiéndose en los asuntos que no le importan o no son suyos con el único objetivo de obtener información para poder beneficiarse más tarde. Es un parásito puro y duro, y no hay distinción de sexos.

stop the trepas

Por tanto, este tipo de personalidad es super-tóxica y no nos va ayudar a progresar en lo que estemos haciendo. Es más, nos va a causar episodios de ansiedad e histerismo que, si no fuese por nuestra educación, saltaríamos a la primera de cambio soltándole cuatro frescas, y eso es perjudicial ya que bajamos la guardia y nos ponemos en evidencia mostrando inseguridad. Una inseguridad que seguro ese día ve tu jefe, y nunca detecta en el trepa.

El trepa tiene miedo a hacer su trabajo. Bien, porque es lento, no sabe hacerlo correctamente o porque prefiere dedicarle más tiempo haciéndole la pelota al jefe y cobrar a fin de mes.

Trepa: un personaje falso y pelota que se oculta en silencio

Este personaje se mueve en silencio, habla poco y se hace el despistado o la despistada para ciertos temas, menos para los que tengan que ver con el sueldo, las vacaciones, el ascenso o los logros del equipo o la empresa.

En muchas ocasiones, parasita o infecta a personas con una personalidad más débil y sobre ellos recae parte del trabajo asignado al trepa. El resultado final es que el trepa parecerá que es el que más trabaja en la empresa.

Por lo general, el jefe hace la vista gorda porque por algún motivo no le interesa echar bronca al trepa. Este motivo, seguro, que es parte del fracaso laboral en países como España. Otra cosa es que sea un tonto rematado, que haberlos los hay…como políticos sobrantes.

¿Quién puede ser un trepa?

  • Gente recién incorporada que quiere ganarse las medallas con mucha pelota al principio y poca productividad después.
  • Gente que lleva muchos años en la empresa y ya no mueve el culo para nada, y al jefe no le interesa la indemnización mediante un despido y cree que su experiencia va relacionada con los años que lleva calentando la silla.
  • Gente avispada de todo tipo: carácteres fuerte y posesivos, chicas que ahora son madres y se escudan y excusan en los hijos para todo (sorry, pero la verdad es esa para muchas), etcétera…
  • Antiguos directivos que se incorporan con un cargo intermedio, ni está abajo ni arriba pero su intención es asignarse méritos sin preocuparse del equipo laboral.
  • Pelotas rematados, que son así desde que nacieron

¿Cómo detectar a un trepa?

  • Habla poco, lo justo para criticar o ponerse las medallas
  • No comparte su información, ni laboral ni personal
  • Se esfuerza continuamente en desacreditar a sus rivales
  • Hace que es muy despistado para dar un poco de lástima y ganarse la confianza de la gente
  • Nunca va a agradecerte ni reconocerte algo que le hayas enseñado en el trabajo. Es más, se lo puede luego atribuir.

¿Cómo combatir con la gente trepa?

En los trabajadores trepa impera la falsedad. Son gente falsa. Ellos van a lo suyo y tu lo estás notando. Te pones nervioso o nerviosa porque estás haciendo tu faena y la del resto, y encima, nadie te reconoce tu trabajo y tu sueldo es igual o incluso más bajo que el trepa. Encima puede desacreditar tu trabajo en base a información que ha ido recolectando tuya o del grupo en general. Se hará el disimulado y, como un disco duro, almacenará datos para soltarlos en el momento más adecuado. Esto es muy peligroso y juega en tu contra.

Necesitas una estrategia para esta persona. Y lo primero que vas a hacer es NO ignorarle ni criticarle. Lo segundo, mantener siempre la calma durante estos puntos que vamos a describir.

  1. Consigue todo tipo de pruebas de lo que esté haciendo. No te inventes nunca nada. No seas igual.
  2. Dosifica la información que le das sobre tu trabajo. No lo cuentes todo, pero tampoco te encierres porque detectará una confrontación directa.
  3. Acércate y ayúdale en su trabajo. Si puedes, felicítale por las cosas que haga bien o medio bien. Esto es una estrategia para despistarlo, y no sepa cómo actuar, o bien, observar la reacción que tiene como persona.
  4. Procurar que sea el trepa el que inicie cosas. Tras hacerle la pelota y felicitarle, hay que conseguir que tenga la iniciativa para que desarrolle algo solo. Eso le pondrá en evidencia y le causará una tensión contínua porque no está acostumbrado a ello.
  5. Consigue testigos de confianza o algún medio que justifique que lo que se ha hecho ha sido del trepa y tuyo o de alguien del equipo. Es una prueba irrefutable.
  6. Si el trabajo es en equipo, comparte la máxima información posible con todos y ayuda a distribuir el mérito con más personas. Eso evitará que el trepa se asigne el tuyo y sólo recibirá un porcentaje del trabajo realizado.
  7. Mantener el buen humor siempre, aunque estemos petados y bajos de moral. No mostrarle nunca ni una pizca de debilidad….y seguir felicitándolo hasta que reviente.

Espero que no te cruces en esta vida con este tipo de personas, aunque si has llegado hasta aquí leyendo mucho me temo que hay un trepa en tu trabajo, lo siento. Si has encontrado este post interesante, ayúdame a distribuirlo y haz click en share, un tweet o un me gusta.

Y sigue el lema: STOP, THE TREPAS!