La Guerra de Corea del Norte sin Mentiras

Si Corea del Norte miente a sus ciudadanos, los medios de comunicación nos mienten a nosotros o no nos informan bien. Así que antes de decir tonterías, es mejor tener una pequeña idea. Si no tienes tiempo de consultar la wikipedia y quieres una respuesta a tus dudas sobre Corea del Norte has llegado al sitio adecuado. Vamos desde el principio: culpables todos…y un poco de historia en formato flash y rápido.

Corea del Norte 2013

Y todo empieza con el nazismo. En  la II Guerra Mundial no es que se estuviesen dando de palos todos los países. Habían solamente un par de guerras importantes. Por un lado, la Alemania de Adolf Hitler que decidió crear el imperio que dominaría el mundo entero, conocido como el III Reich y se puso a invadir Polonia, Italia, Francia y muchos países europeos. Una locura que acabó con la vida de inocentes y no tan inocentes, pero que sirvió descaradamente para avanzar y crear la tecnología de la que disponemos hoy día. Todo esto se hizo bajo el permiso de la Unión Soviética, puesto que al principio le interesaba repartirse media europa con Alemania por muy comunistas que fuesen y les pareció buena la idea.

Todos contra Adolf Hitler y su concepto de Europa

¿Vas siguiendo esto? Vale, de acuerdo. Lo que pasó es que todos los países iban cayendo con la excepción del Reino Unido que le plantó cara a los nazis. Entonces, cuando EE.UU se enteró que un país que no eran ellos iba a dominar el mundo, pensarían: ¡Ostras, eso no puede ser, pero si teníamos que ser nosotros! (esto es una pequeña broma no mas lejos de la realidad). A eso, se le suma que EE.UU pensó que un territorio que podían explotar económicamente y hacerlos dependientes iba a ser propiedad germana y también de los camaradas soviéticos. Iban a perder un pastel del mundo muy importantes para ellos y no estaban dispuestos. Nadie ayuda por caridad. Siempre hay un interés de dólares por medio: fíjate Síria y compáralo con Kuwait, dónde había petróleo para abastecer a millones de coches, tanques y aviones.

El Muro de Berlín

Si te cuento esto es porque al final verás que esto que pasó condiciona el futuro en el que estamos de forma directa. La cuestión es que Estados Unidos mandó todo su arsenal a combatir en esa guerra. Todo acabó por un cambio en los roles de la URSS y otros países y por un ataque masivo contras las tropas de Hitler. El objetivo final fue invadir la ciudad de Berlín y hacer que se rindiesen los nazis. Así Berlín, fue ocupado por 4 países: USA, Francia, URSS y Gran Bretaña.

¿Y cómo se repartieron el territorio? Dividieron la ciudad en 2 partes y cada país la administraría según su antojo. De aquí, salieron las 2 alemanias:

  • Berlín Este que la administraba la URSS y formó la Alemania Oriental o RDA
  • Berlín Oeste que lo administraron el resto de países y formó la Alemania Occidental o RFA

Muchos de los judíos que fueron liberados en Alemania, pues los cogieron y los pusieron en un territorio palestino y crearon el estado de Israel, un nuevo país. A partir de aquí, surge el conflicto del Medio Oriente porque le han puesto algo que no querían y chocan muchos intereses. Otro tema sin resolver, lleno de sangre y potencialmente peligroso. Quizás mucho más peligroso que el tema de Corea del Norte.

Con las 2 Alemanias (que va a servir para explicar las 2 Coreas) formadas, se crearon diferencias políticas. Una comunista de la URSS y la otra no. Al principio, los alemanes podían ir de una Alemania a otra…pero pasó lo esperado: si ibas a trabajar a un lado, pues el dinero tenía más valor. También, los científicos y estudiantes preferían irse a la Alemania Occidental. ¿Solución a este tema? Pusieron primero al ejército como frontera, luego un alambre y al final construyeron el muro. Sí, el famoso muro de Berlín o muro de la vergüenza. Era un frontera, en la que el pasaporte no servía. Tú pasabas de Oriental a la Occiental y te disparaban directamente, así que murió gente atrevida y desesperada por salir el bloque del este.

El Muro de Berlín

Y aquí, empezó la tensión obsesiva entre EE.UU vs URSS, que se tradujo en la Guerra Fría y en miles de películas del tipo: ¡que nos invaden los comunistas!. Punto y aparte a esta historia.

Corea del Norte y Corea del Sur: el Origen

Pero, ¿en la II Guerra Mundial no habían 2 guerras? Sí, exacto. Nos vamos a Asia. Japón quería expandir su Imperio y decidió “pisar” los territorios de China, parte de malasya, filipinas, Hong Kong, islas del Pacífico y un montón de colonias que pertenecían a Francia, EE.UU y Gran Bretaña. Está claro que estos países no iban a dejar que sus territorios fuesen de los japoneses porque eran puntos estratégicos y bla bla bla.

Japón por aquel entonces no era una simple isla, sino que Corea era territorio japonés. Después de una dura guerra (vean ustedes películas como Cartas desde Iwo Jima o Pearl Harbor), Japón salío muy mal del enfrentamiento. Sin duda, fue el mayor peligro de nuestro planeta ya que se llevo a cabo una Guerra Nuclear Unilateral, con dos bombas que dejaron una huella permanente en el país nipón. Todavía hay gente que escupe a los occidentales por las calles de Tokio, aunque no es algo normal.

Hace más de un siglo el Imperio Coreano que había sido de China previamente, fue invadido y anexado al Imperio de Japón en una guerra contra Rusia. En 1945, se produjo la invasión que fue gracias a Stalin y su URSS que tenían ese resquemor por recuperar el Asia perdida, y que declaró la guerra a Japón atacando por el Norte de los territorios coreanos, y al igual que pasó con Berlín en Alemania, la URSS y Estados Unidos, que estaba luchando por el pacífico, se repartieron los territorios de Corea.

¿Cómo la dividieron? Lo más fácil. Pillaron el paralelo 38 y dividieron las zonas. El resto, ya sabes como va a acabar más o menos:

  • Corea del Norte para la URSS y comunista
  • Corea del Sur para EE.UU y democrática

Cada país administraría el territorio y formarían un gobierno con la gente de la zona. Mientras EE.UU hizo sus deberes correctamente y estabilizó la zona, la URSS dejó a un joven en el gobierno que parecía prometedor. Ese joven era Kim II Sung, padre de Kim Jong il y abuelo de Kim Jong Un, vamos, el aclamado líder y creador de Corea del Norte en 1948.

La Guerra de Corea

Los ideales de Kim II Sung eran obsesivos: Corea debía ser una nación única. Así que voy rápido: invadió Corea del Sur, la protegida de los Estados Unidos. Y lo consiguió. Seúl fue ocupada por el ejercito norcoreano y casi casi acaban unificando el país bajo el mandato del líder.

No tardaron en llegar los americanos y aliados como Naciones Unidas, Canadá, países europeos e incluso el ejército de Colombia y Puerto Rico. Empezó la famosa guerra de Corea desde 1950 hasta 1953. En estos años, iban invadiendo para arriba y para abajo, hasta que EE.UU casi tenía controlado el Norte. ¡Oh, Corea del Norte pertenecía ya casi a los aliados!.

¿Qué pasó si Corea del Norte estaba bajo la administración soviética? ¿por qué no vinieron los rusos a ayudar? Pues que Kim II Sung pidió ayuda a los soviéticos pero Stalin no pudo proporcionar esa ayuda porque estaban liadísimos con otro problema: el muro de Berlín. La situación en aquella zona era muy tensa y tenían que controlar Alemania Oriental. Por este motivo, te he contado el tema de las Alemanias y como se pueda llegar a liar la cosa.

paralelo 38 coreaPues bien, cuando la cosa ya estaba finiquitada apareció China. Una China Popular recuperada de una guerra civil y bajo las órdenes de Mao Zedong. Pero, ¿por qué China? Pues porque Corea del Norte está pegada a China. Si miras el mapa del mundo, a China sólo podías entrar por la URSS y por Córea del Norte. Los chinos no querían estar “pegados” a un futuro territorio perteneciente a los Estados Unidos, y a los otros les interesaba tener controlado un territorio super-estratégico a un posible enemigo “comunista”. La obsesión de la guerra fría por excelencia.

Ni cortos ni perezosos, de un día para otro, cuando los americanos y las Naciones Unidas estaban en el borde de un río que hacía frontera con China, se encontraron a millones de soldados chinos dispuestos a decir: “hasta aquí hemos llegado, señores”. Y así fue. Los chinos hicieron retroceder a todo el mundo hasta el mismísimo paralelo 38, tal y como se dividieron las dos Coreas por entonces. De todas formas, murieron medio millón de chinos y casi 60.000 americanos. No tantos como en el Holocausto, pero no dejan de ser muertos.

Hubo un alto a las armas, auspiciado por las grandes potencias que jugaban al ajedrez con los ejércitos coreanos: USA, Naciones Unidas, URSS y China. Lo que nunca se declaró fue la paz entre ambas. Por eso, siempre hay un estado de alerta. Nunca se fue, siempre han estado en guerra.

Corea del Norte ya sabemos cómo viven. Encerrados bajo la amenaza constante de los enemigos que quieren invadir el territorio. No han conocido otra cosa. Además, el trabajo de muchas personas es que exista este estado, porque tienen que haber militares siempre y hay que dar un voto de confianza al nuevo líder. Corea del Norte no representa un problema en una guerra, pero sí los daños colaterales y los movimientos de otras potencias. Mucho ojo y mucho cuidado. Una guerra es una guerra. No sé como la gente se lo toma como si de un Call of Duty se tratase. A veces, hay que observar la actitud de las personas más mayores cuando les hablas de una guerra. Tampoco se puede ir enseñando aviones nucleares, porque eso no es una insolencia a los coreanos, sino un desprecio a la vida en general. Chernobyl nos enseñó los dientes hace casi treinta años y parece que no hemos aprendido.

Como conclusión, las guerras no sirven para nada. Dividir, repartir, sacar dinero y engañar a la población, lo de siempre. Fíjate la de conflictos abiertos que se generaron hace ya décadas y que todavía repercuten en el día a día de los países e indirectamente en nuestra economía.

Esto es una historia en la que faltan muchos datos, pero he intentando ser lo más ameno posible en un escrito que no es bonito sino más bien informativo y rollero al modo clase de historia. Como en todo, no es perfecto y contendrá errores, algunos menores otros más graves. Tiene toques de ironía y no hay que tomarlo al pie de la letra. Tampoco apoya ni a uno ni a otros, y menos a los medios de comunicación que lo único que hacen es exagerar y “desculturizar” a la gente (hay excepciones,menos mal…y luego está twitter).

Si te gustó, puedes compartirlo porque hoy me he vuelto a dejar los dedos en el teclado.