El Resumen Semanal de Cosas Absurdas

Tras unos días apartado del teclado, vamos a volver a la carga para analizar un poco lo acontecido estos días, y como no, sacarle jugo a las notícias. Así que para no agobiar, vamos directamente a cosas absurdas y curiosas que casi todos hemos leído las 2 últimas semanas.

Empezamos por el niño saudí que mata al padre por no comprarle la PlayStation y que se ha publicado en el medio Al Sharq. La cuestión es que el nene le dijo a su padre: “papá, cuando vengas de currar tráeme la playstation…”. El padre, evidentemente, no creo que le hiciese mucho caso y llegó a casa sin nada.

Ni corto ni perezoso, el chavalín pilló la rabieta al comprobar que la Play no estaba en casa y le tomó prestada la pistola a su padre. Lo demás es absurdo: le disparó en la cabeza y lo mató. Moraleja: cuidadín, cuidadín con la amenazas infantiles. Lo que yo no sé que pasará ahora: si lo llevarán a un centro, a la cárcel…..o si le comprarán por fin la Playstation..o esperemos que allí donde lo metan tengan las PS3. Lo que hace el vicio es impresionante. Para que luego diga que quiere una Xbox.

disparos ps3

A la segunda cosa ya le dedicamos un falsen en la fanpage y se trata del Rey de España y su excursión a Botswana para cazar elefantes. La cosa parece que va de escopetas. El señor va y se rompe la cadera. Corriendo para España a operarse sin esperas ni copagos, porque en Botswana le hubiesen cortado media pierna, parece ser.

Claro, al saberse que el Rey estaba en un Hospital, pues toda la prensa se hizo eco…hasta que se supo que en plena crisis y preocupación por un país que no levanta cabeza, la imagen que representa a los españoles estaba de vacaciones pagadas por un saudí. Toma ya!

Con el caso Urdangarín en caliente (que ahora es un plato de tapas que los bares locales utilizan para anunciar “choricillos fritos”) y el nieto Froilán disparándose en un pie con un arma que no debería, pues no se podía tapar ya el error garrafal. Don Juan Carlos utilizó una técnica para disculparse públicamente que se está poniendo de moda. Se trata de “hacer un Pedrosa”, o sea, discuparse cuando ya te han pillado: “Lo siento…ha sido un error….pero SI ME HUBIESE SALIDO BIEN, PUES ME QUEDO TAN ANCHO Y ME RÍO DE VOSOTROS“. Algo normal que se suele hacer.

Visto lo visto, vamos a por otra y no es Argentina con YPF porque es dinero que no vemos ni unos ni otros. Quiero hablar de Corea del Norte y su satélite-torpedo Kwamyongsong-3. La verdad que el país, sumido en el hambre que tiene, no creo que tenga necesidad de lanzar un satélite para investigar sobre los posibles recursos naturales desde “arriba”. Más bien, era el arma propagandística del recién llegado Kim Jong Un para desafiar a las naciones y también para poner en venta algún que otro cachibache armamentístico a países interesados. Y lo hizo muy bien. Lástima que el cohete se desintegrase en pleno lanzamiento.

La cuestión no es si Corea hace bien o mal sus políticas. La cuestión es que en cuanto un país lanza su propio satélite, USA se pone de los nervios, como celosa de algo, y enseguida lo declara enemigo y un arma contra la humanidad. Ellos lo pueden hacer sin que nadie les cuestione, pero los demás parece que tienen que esperar que los americanos den su aprobado. Y es que estamos pendientes de ellos para todo. Por cierto, ahora están que rabian con China y su programa Lunar, ya que este país creo que tiene la potencia y recursos suficientes para dejar en evidencia a la NASA. Ya veremos cómo acaba la cosa.

Pues a raíz de toda la que se armó, mientras el satélite coreano se desintegraba y los medios volcaban toda su atención en criticar al país, falsamente se estaba tapando un asunto oscuro y es que el Envisat, uno de los satélites de comunicaciones más importantes de Europa de la ESA no daba señal. Vamos, se había quedado sin cobertura. El problema es que nadie, de momento, ha conseguido contactar con éste desde el 8 de Abril. Mientras los medios se reían del fallo coreano y que iban a rodar cabezas, ahí estaba la “tecnología punta” europea danzando a sus aires y amenazando nuestras cabezas. Menuda cagada, y yo no he visto tantas notícias sobre ello. Para que luego digan que las tormentas solares no son tan peligrosas como parece.