Manual básico de Cómo detectar a una persona Mentirosa (Parte II)

Y volvemos con el Manual Básico para detectar a una persona mentirosa. Primero de todo, gracias a todos vosotros por la buena acogida que ha tenido y por compartirlo con vuestros amigos y amigas. Segundo de todo, si acabas de llegar a gentefalsa.com por primerva vez, entonces deberás leerte la primera parte de esta guía aquí y algunas cuantas cosas más de la web. No te arrepentirás.

Vamos a por faena ya que hoy toca algo más importante que analizar y guiar el tipo de conversación que suelen llevar a cabo los mentirosos.

Test 2 – Movimientos e indicadores del cuerpo

amigos falsos y mentirososLos mentirosos más novatos se ponen nerviosos. Se mueven mientras hablan y pueden llegar a tartamudear o entrecortar sus frases e incluso hacer que no tengan sentido porque se hacen un lío ellos mismos. Es fácil localizarles su mano o alguno de sus dedos tocándose una y otra vez la cara o el cuello. En cambio, los mentirosos expertos te soltarán un bulo sin la más mínima señal de alteración. Ellos controlan cualquier tipo de síntoma exterior e incluso dominan la respiración para tratar de aparentar lo más natural posible.

Recuerda: los mentirosos con graduado han entrenado para decir sus mentiras y han practicado mucho. No te creas que sólo tú eres su única víctima. Entonces,si está calmado ¿cómo vamos a detectarlo cuando nos mienta? La respuesta es que existen otros indicadores, que son los llamados indicadores de conducta. No es un método estandarizado, pero podemos aproximarnos al mentiroso ya que lo que se trata es de observar no lo que dice, sino CÓMO LO DICE. Éstos son:

  • Expresiones corporales y fisiológicas: tales como tocarse el pelo (además del cuello o la cara), rascarse, manos en contínuo movimiento, sudor, tos seca persistente, tocarse una oreja o incluso jugar con los dedos mirándolos mientras se habla. Es evidente, que con esto último se pierde ya el contacto visual (que dijimos en el anterior post) e intentamos desviarnos de lo que nos dicen porque no interesa, como mentirosos, que nos conduzcan a la verdad (en este caso , controlando y tomando el control de la conversación). Otra de las expresiones más conocidas es cruzarse de brazos cuando le dices algo que no le interesa. Esta postura  entiende como “defensiva” y te dará una idea de por dónde tienes que guiar la conversació para desenmascarar al falso y mentiroso.
  • Duración de las expresiones y las emociones: Suelen ser reacciones largas que empiezan más tarde de lo habitual y que acaban de golpe, prosiguiendo con el tema. Un ejemplo de ello: es hablar y decir: “¿Sabes qué le ha pasado a “Fulanito”? Pues tal y tal, una desgracia. Entonces el mentiroso o la mentirosa, reacciona primeramente un poco tarde, luego muestra como sorpresa o tristeza según lo vea y el tiempo en realizarla puede ser excesivo…como algo forzado. De repente, y de forma brusca vuelve a su estado como si nada hubiese pasado. Las personas normales no ocultan sus sentimientos y si de verdad sienten tristeza, en la conversación bajarán su tono voz. La continuarán, pero mantendrán la sensación triste hasta volver a un estado más normal. El mentiroso o a alguien que no le importa, pasará por este proceso de forma fugaz. Incluso en la conversación volverá a elevar la voz, exagerar sus movimientos y justificar sus acciones. Ya verás.
  • Tonos de voz: Antes hemos puesto el ejemplo de la tristeza o cualquier reacción, ya sea alegría o sorpresa. Si el mentiroso experto sabe de qué va el tema, entonces intentará realizar lo mejor posible sus acciones y es probable que evite brusquedades, o incluso que no alargue sus reacciones para que la otra persona no sospeche. Cuando conversamos con normalidad, el tono de voz tiene subidas y bajadas debido a las emociones que vamos demostrando. Un mentiroso experto intentará mantener un tono de voz muy monótono porque no quiere ser cazado. Pero esa monotonía y aburrimiento en su habla ya es un indicador de que nos miente, sobretodo cuando hay que alegrarse, sorprenderse o enfadarse. Una regla para confirmar la mentira es que si el tono monótono viene acompañado de un postura corporal rígida sin apenas movimientos con los brazos o manos es que la persona MIENTE y está tratando de controlar su cuerpo para que no se le “vea la mentira”.
  • Movimientos involuntarios: El mentiroso desata lo que se conoce como filtraciones involuntarias, que son movimientos que no puede controlar cuando dice mentiras o algo que no es cierto del todo, sobretodo cuando no quiere asumir responsabilidad o culpabilidad. ¿Cuáles son estas filtraciones? Suelen ser reflejos (que no tienen haciendo una vida normal) tales como: parpadeos contínuos, cambio de postura continuado, dilatación de las pupilas (esto cuesta de detectar, por diversos motivos), repetición de las palabras, errores al hablar y respuestas muy breves o contestaciones muy rápidas.

Test 3 – Ataque directo al Mentiroso

Siguiendo los pasos del Test 1 y el Test 2 podemos llegar a una serie de conclusiones y valorar finalmente si la persona nos está mintiendo o no. En algunos casos, este test ya no será necesario. En otros casos, se requiere una serie de tests verbales y más profundos (los llamados cognitivos o entrevistas cognitivas, que si quieres lo hablamos otro día) para llegar a un veredicto. Como último recurso, podemos optar con un “ataque directo” sobre la persona mentirosa y salir de dudas rápido. Ojo!, es recomendable pasar primero por la observación y haber mantenido una conversación previa, ya que realizar esto sin más, no te llevará a ningún sitio.
  • El mentiroso se aleja y mantiene la distancia: Le decimos que se “acerque a nosotros” para contarnos lo que quiera. Estamos rompiendo su área de seguridad, vamos por buen camino.
  • Mostrar una futura reacción frente a una mentira: Lo mejor es decirlo directamente: “Espero que no me estés mintiendo porque me sentiría muy traicionado/a por tu parte”. “Por favor, no te cortes. Que sea la verdad”. “Mírame a los ojos y dime SI es verdad”. Algo tan simple como este tipo de frases, hacen replantear al experto mentiroso su situación. Por un lado, querrá seguir mintiendo pero ahora es consciente de que estás asumiendo que lo que te cuenta no es cierto o tú sospechas de ello y mucho. Lo más seguro que notes como se pone nervioso o nerviosa y muestre algunos de los movimientos o señales involuntarias. Mucha atención a las postura, las extremidades, el habla o si sigue manteniendo la distancia propuesta.
  • Comprueba el iris y la dirección de los ojos: Si sueltas una de las frases anteriores, se produce acercamiento y contacto visual directo. Es el momento de mirar al iris de los ojos y volver a preguntar algo que sepas que te va a responder con una mentira. ¿Por qué? Cuando el cerebro necesita crear un mentira de forma rápida, acude a la función neuronal y requiere de más esfuerzo que cuando se dice la verdad (que es algo conocido y asumido). La creación fícticea de algo produce un aumento en el iris, en ocasiones imperceptible pero puede ser una buena oportunidad si el mentiroso no sabe nada de esto (espero que no se lo lea, claro). Sino, lo que podemos hacer es observar la dirección de los ojos al respondernos. Girar los ojos a la izquierda denota que la persona está creando algo (la mentira). En cambio, girarlos hacia la derecha es que está tratando de recordar algo que ha pasado de verdad.
  • Acudir al Recuerdo: Es vital para cazar al mentiroso. Hay que recordarle alguna otra ocasión que haya estado contigo y en la que se haya producido algún malentendido, enfado o mentira anterior. El mentiroso lo que hace es explicar y hablar mucho de ese día pero con muy pocos detalles. Es posible que nunca te cuente detalles de sensaciones o emociones de ese día.

 ¿Qué te ha parecido? Espero que hagas un buen uso de ella. Piensa lo que dije al principio: no existe un método exacto para cazar a un mentiroso, ni tan siquiera el famoso polígrafo. Lo único que hacemos es acercarnos un poco más a la verdad. Los mentirosos expertos no les gusta ser descubiertos por cualquiera, pero NADIE quiere mentiras en su vida, ni mucho menos TÚ. Recuerda una cosa, antes de ir detrás de los demás para darles caza: mírate desde fuera y valora tu persona. Cuando uno es UNO MISMO, perfecto. Es lo que dicen siempre los demás. Pero es que son los demás los que al final acaban interponiéndose por el camino. Es algo difícil de explicar, vivimos en sociedad y hay que tratar almenos de detectar a esas buenas personas para que nos acompañen lo máximo posible en nuestro largo camino.

Espero que compartas esto con quien pueda interesarle y así me sentiré agradecido. Gracias!