Los 10 Mejores Momentos de los Juegos Olímpicos

Los mejores momentos de los Juegos OlímpicosLa antorcha olímpica llegará el próximo 27 de Julio por fin a Londres y, tras cuatro años desde Pekín, ha llegado el momento de valorar a los mejores deportistas del planeta en un espectáculo único.

Ya sé que a alguna gente le importa un pito las Olimpiadas, y que éstas se han visto nubladas desde hace medio siglo por deportes como el fútbol, el baseball, el basket o la fórmula 1, pero a pesar de ello, son el espéctaculo deportivo más maravilloso del mundo. Y lo digo así de claro. Aunque no te guste el deporte, te acaba fascinando ver a toda esa gente que se ha estado esforzando durante largos años para llegar ahí, a lo más alto que se puede aspirar deportivamente hablando.

Ya no sólo el sacrificio y la tremenda fuerza de voluntad que supone el haber entrenado, superarse y conseguir un puesto que representa a tu nación, sino el orgullo de la família, los amigos y en definitiva el de la propia persona de alcanzar sus objetivos.

¿Qué tienen de especial los JJ.OO?

Ahora te voy a ser claro. Para el país organizador: dinero, corrupción, especulación, terrorismo (en el caso de Atlanta 1996 o Munich 1972) y muchas más cosas que derivan de las construcciones, los contratos millonarios con grandes empresas, alquileres para televisiones y medios de comunicación y un montón de cosas que pasan por debajo de la manga de políticos y organizaciones de todo tipo.

Para los ciudadanos, por ejemplo en el caso de Barcelona 92, les supuso que arreglasen una ciudad gris llena de fábricas grises, con playas abandonadas y vías de trenes por cualquier parte. Además, por primera vez en la historia, empezaron a venir turistas de forma regular. Eso sí, todo muy bonito pero España se vió inmersa en una crisis económica posterior en el año 1993. O sea, que a alguien se le escapó el dinero por algún lado y echaron la culpa a Cobi y a Curro que eran las mascotas del momento.

Vamos, el país se trastoca por querer quedar bien y perfecto. Como las personas, casi.

¿Qué momentos han marcado los Juegos Olímpicos?

Pues aquí tienes un vídeo que repasa los últimos 80 años de JJ.OO y que no tiene desperdicio alguno.

Mi Top 10 de Momentos Olímpicos

He decidido compartir contigo algunos de los momentos que creo que son para recordar y que por fin…y por un momento, nos hacen creer que las personas tienen algo de positivo, de humildad y de bondad. Que son capaces de ir más allá. Algo que en esta web siempre pretendemos demostrar lo contrario.

10. Derek Demond

Derek Redmond, un atleta que no pudo acabar la carrera por una lesión y su propio padre salió del público y le acompañó hasta el final de la carrera. El vídeo de Damond es uno de los vídeos más vistos en todos los cursos de ayuda o de coaching por la carga emocional tan fuerte que supone. Cuando uno desea con todas sus fuerzas llegar a su destino y recibe la ayuda de los más cercanos para cumplir sus deseos. Tremendo ejemplo de superación personal y que dice: “cuando te caes, sea por el motivo que sea, debes levantarte y seguir hasta el final”.

9. Gabrielle Andersen

Gabrielle Andersen, un corredora de maratón que llegó la última y que en sus últimos metros su cuerpo estaba ya en un estado crítico y al límite de sus fuerzas. No quiso la ayuda de nadie ni tampoco abandonar, no quería que fuese descalificada aunque tuviese que morir después. Es uno de los ejemplos más claros de superación y demostración de que la vida tiene algún sentido.

8. Nadia Comaneci

Desde Rumanía, Nadia Comaneci demostró al mundo entero que su gimnasia era perfecta. Una de las pocas chicas que ha conseguido la perfección y el 10 absoluto de los jueces con sus ejercicios. Más que una clase maestra, una obra maestra del deporte olímpico. No me quiero ni imaginar a lo que tuvo que estar sometida esta niña para ser el orgullo de su país.

7. Abebe Bikila

Abebe Bikila, un chico de Etiopía que llegó a una desconocida Europa dispuesto a correr la maratón olímpica como lo hacía en su dura y árida África: sin calzado. Corrió más de 40km totalmente descalzo y ganó el oro olímpico, adelantando y dejando atrás absolutamente a todos los participantes.

6. Eric Moussambani

Un año antes de los juegos olímpicos del nuevo milenio, Eric Moussambani había empezado a nadar desde cero en una piscina de un hotel de Guinea Ecuatorial. Las condiciones de infraestructura de su país no le permitían más que optar por hacer cuatro brazadas a la semana como entreno diario o semanal. Pero su país estaba orgulloso de él y le dieron la posibilidad de participar en los JJ.OO gracias a un sistema legal que permitía a países subdesarrollados presentar a sus deportistas y darles una oportunidad. Moussambani no la desaprovechó y se encontró por primera vez en su vida ante una piscina de 50 metros olímpica. Al descalificar a sus 2 oponentes, tuvo que nadar solo ante la mirada de una piscina abarrotada de público que lo trató como una leyenda olímpica, a pesar de las risas de casi todos los comentaristas de televisión.

5. Dream Team

Y si hablamos de espectáculo deportivo, estos son sus nombres grabados para la eternidad: Magic Johnson, Michael Jordan, Larry Bird, David Robinson, Charles Barkley, Clyde Drexler, Patrick Ewing, Christian Laettner, Karl Malone, Chris Mullin, Scottie Pippen y John Stockton. Es el Dream Team y hablamos del original, el de baloncesto. La selección olímpica de USA de principios de los 90s fue el mejor equipo creado hasta la fecha y proporcionaron una diversión y una forma de jugar que no tiene precio. Antes costaba muchísimo ver estrellas de la NBA juntas, y de pronto, estaban todos juntos. La individualidad convertida en equipo. Fantástico!

4. Muhammad Ali

Fue todo un honor que Cassius Clay, más conocido como Muhammad Ali, una leyenda viva del boxeo de los años 70 e ícono cultural estadounidense, levantara la última antorcha olímpica antes de encender el pebetero en 1996. Ali, el afro-americano convertido al islam que trae consigo una película de cine sobre su vida, fue campeón indiscutible en boxeo y ganó su medalla olímpica en los JJ.OO de Roma en 1960. Desgraciadamente, perdió su medalla de oro y tuvieron que pasar varias décadas para que por fin el Comité Olímpico Internacional otorgase de nuevo una medalla a una persona cuya vida ya estaba marcada por la enfermedad del Parkinson.

3. Jesse Owens

Jesse Owens fue el primer deportista afro-americano que se plantó delante del propio Adolf Hitler para demostrar que cualquier persona, independientemente de su color, puede ser superior si se lo plantea. El atleta participó en los JJ.OO de Berlín en 1936 en plena era de represión y bajo la resignación de los miles de nazis que acudieron a los eventos deportivos. Owens consiguió 4 medallas olímpicas y fue coronado en lo más alto de la temerosa Alemania nazi de la época. Fue todo un ejemplo de valor, ya no sólo como deportista sino como persona. Allí donde otros no se atrevieron, él dio la cara y dejó ver su rostro.

2. Michael Phelps

Junto con Usain Bolt, fue y será de nuevo el protagonista de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Michael Phelps, el imbatible nadador que consiguió 8 medallas de oro, dejó a los espectadores paralizados con su forma de nadar. Una combinación de velocidad, potencia, resistencia y fuerza que ni tan siquiera el australiano Ian Torphe o el mísmisimo y respetable Mark Spitz han logrado alcanzar.

1. Juan Antonio San Epifanio “Epi” y Antonio Rebollo

Si de algo tienen que estar orgullosos los españoles es de haber realizado unos de los mejores Juegos Olímpicos de la Historia. Y lo digo en mayúscula: Barcelona 1992 fue todo un ejemplo a TODOS los niveles y sentó las bases del resto de Olimpiadas posteriores. El país se contagió de un efecto de atención exterior y, ciudades como Sevilla con su Expo’92, Madrid como Capital Cultural e incluso Valencia que, los que no lo sepáis, fue el centro absoluto y la cuna de la Fiesta junto con la eterna Ibiza, convirtieron a España en uno de los mejores destinos turísticos de principios y mediados de los años 90. Lo que pasó luego, a nivel político y económico, ya es otra historia.

Como he dicho antes, es mi top personal y respetaré a las demás opiniones. El número 1, quizás fue porque viví ese momento, y se lo dedico a estas dos personas de este vídeo que cumple justo ahora 20 años: la primera, Epi, porque era entonces el deportista más representativo de la época y uno de los jugadores de baloncesto que participó en 4 ediciones de los JJ.OO representando a España 239 veces, además de recibir el Orden del Mérito Olímpico posteriormente. Así como Muhammad Ali hizo el último relevo en Atlanta, Epi fue el último relevo secreto en llevar una antorcha que había visitado todo el país e ilusionado a todos los niños a hacer deporte, además de tomar Cola-Cao.

El número 2, un desconocido Antonio Rebollo, un arquero paralímpico, que tenía una afectación en las piernas por culpa de la polio. En él se centraron todas las miradas del planeta durante unos segundos porque debía encender la llama apuntando con su arco y disparando una flecha. Lo que más tarde se supo es el mérito de este señor, que cada viernes por la noche cojía un vuelo para Barcelona sólo para ensayar una y otra vez el mismo tiro, lloviendo, con calor, con humedad, con viento artificial que le ponían. Así durante meses hasta que por fin consiguió su objetivo. Sin duda alguna, lo mejor, y que espero que sea superado en los próximos juegos.