10 Frases Célebres sobre la Envidia

Si hay una cosa que caracteriza normalmente a las personas falsas es la gran envidia que tienen. Un sentimiento e incluso dolor por no poseer lo que otro tiene. Unas veces objetos, otras veces personas, otras clases sociales o incluso cualidades. Por esta razón, llega un momento en la vida que estas personas empiezan a dejar de lado el camino de su propia vida para estar pendientes y obsesionados por la de su competencia, su adversario o simplemente esa persona en la que tiene anclada una fijación poco común.

Cuando una persona muestra envidia, suele hacerlo con maldad y a su vez siente en sus carnes un proceso de inferioridad, tristeza o pesar por ese bien ajeno. Esto se complica cuando el objetivo final es tener la felicidad que otro tiene, llegando incluso a aparentar que se tiene. Esto es muy perjudicial, y se convierte en una enfermedad, así de claro.

personas envidiosas

Si bien, hemos llevado la envidia a su extremo más radical, todo empieza por pequeños detalles desde la infancia o la adolescencia, que luego se van agravando mientras la persona madura. Mantenerse fuera de alcance de envidiosos sería una recomendación, pero es algo prácticamente imposible. Intentar hablar directamente con el envidioso tampoco es una alternativa viable. La envidia es poco manejable, se tiene o no se tiene, incluso a veces pasamos por pequeños momentos de envidia que hay que superar con nuestro propio camino.

A continuación, te dejo 10 frases célebres dedicadas a la envidia y a las personas envidiosas:

  • Los envidiosos morirán, pero la envidia es inmortal (Molière).
  • El más seguro indicio de que uno posee grandes cualidades nativas, es haber nacido sin envidia (Rochefoucauld).
  • Envidiar es tonto porque nadie es realmente digno de envidia (Arthur Schopenhauer).
  • Si la envidia es natural en los hombres, mejor que ocultes tu prosperidad y así evitarás provocar la envidia (Tales).
  • La envidia y los celos no son vicios, sino penas (Jeremy Bentham).
  • La envidia es inseparable de la felicidad (Erasmo de Rotterdam).
  • Un envidioso jamás perdona el mérito (Pierre Corneille).
  • Poseo tres perros feroces: ingratitud, soberbia y envidia. Cuando estos tres perros muerden, la herida es muy profunda (Martín Lutero).
  • La envidia hace muecas, no se ríe (Lord Byron).
  • De una amistad con envidia, solo permanecerá la envidia (José Narosky).