10 Consejos para Sobrevivir a los Padres de tu Novia

Conoces a una chica. Sales con ella. Te llevas bien, pasa el tiempo y un día toca conocer a sus padres. ¿Estás preparado para superar la prueba de fuego?

No te pongas nervioso, y ten en cuenta que pase lo que pase, a la que le tienes que gustar es a ella y no a los padres de tu novia, pero ojo, porque un ligero fallo y no obtendrás el visto bueno de ellos, y ellos son los que más contacto tienen con tu pareja para taladrarla cada día con que tú no eres bueno para ella, y esto puede ser perjudicial para tu relación hasta tal punto de acabar con ella.

La suegra

Así que manos a la obra, y pilla rápido estos consejos rápido:

1.El primer día vístete correctamente.

No hace falta que vayas en traje o con zapatos brillantes, ni nada por el estilo. No estás en un comedia del cine ni en una peli de Walt Disney.

Ni lleves una rosa ni hagas cualquier tontería que te pueda dejar como un auténtico imbécil o en ridículo.

Simplemente, que no venga en bañador, camiseta de tirantes o con la ropa sin haber pasado por la lavadora.

Haz el favor, de ir con algo que te siente bien, que sea cómodo y que seas tú. Para disfraces, ya está carnaval.

Que sus padres sepan que al menos vistes con ropa, y que ésta al menos está limpia.

2. Infórmate antes sobre sus padres

No está de más que si vas a ir a la cueva del oso y vas a jugar en su territorio, pues te informes de cosas sobre sus padres.

Pregúntale a tu novia, cómo son, qué carácter tiene cada uno, qué no les gusta por si la cagas, o bien, cuáles son sus aficiones.

Lo mismo al padre le gusta conducir drones, jugar al God of War o visita la misma páginas porno que tú. Vete a saber.

O bien, la madre es seguidora de muchos canales de youtube a los que sigues, o ya te está siguiendo en Instagram.

Mucho ojo con esto, porque juegan con ventaja.

3. Puntualidad ante todo

No llegues tarde si has quedado a una hora concreta.

Vale que tu novia sabe que a veces llegar tardes porque te empanas con el móvil, te tienes que vestir todavía o tienes que dejar a los amigos.

Si la visita a casa de sus padres es para recogerla, para comer o cenar, da igual, intenta ser lo más puntual posible porque eso te define o se les mete a los padres en la cabeza que si para ellos su hija es un tema serio, pues no la estás tomando en cuenta.

Además, los padres suelen extrapolar que llegas tarde a la cita con que llegas tarde para todo, incluido el trabajo. Resultado: en su cabeza se les mete que eres vago. No apto para su hija.

4. Llama a sus padres por sus nombres

Nada más llegar, memorízate los nombres de sus padres y llámalos por señora o señor + su nombre, o de usted a no ser que ellos te pidan lo contrario.

Vale que cuando te presentan a unas amigas, un grupo de gente o quién sea, cuando llevas un rato hablando, su nombre se te ha eliminado de la cabeza, pero con sus padres intenta hacer un esfuerzo.

La gente agradece mucho que la llames por su nombre.

5. Utiliza un saludo fuerte de manos

Al padre de ella, deberás saludarlo con un buen apretón de manos.

Que no te sude la mano, por favor. Límpiate en el pantalón antes de que abran la puerta.

Luego, tampoco la dejes caer pero no te pases estrujando la mano 20 segundos al pobre padre.

A la madre, intenta darle dos besos. Si ves que te hace la cobra, pues le das la mano pero le dices que ibas a darle dos besos y le pides perdón.

Ella, pensará que eres un chico decidido. Votos positivos a favor para su hija.

6. Prepara herramientas de defensa ante preguntas incómodas y expectativas

El suegro

Ellos ya saben de ti por lo que les cuenta tu novia.

Ellos ya han preguntado a los hermanos o la familia si te conocen y de dónde has salido.

Ellos ya han investigado en facebook, twitter, instagram y cualquier red social para ver qué eres, quién eres, qué has estado haciendo hasta ahora y qué haces o a qué te dedicas.

Repasate cualquier post o foto tuya que tengas pública para saber en todo momento justificarla o decir por qué has subido eso.

Por otro lado, prepara una lista de 3 cosas que te gustaría hacer de mayor.

En realidad son tus objetivos, porque los padres siempre necesitan saber qué objetivos tiene una personas para comprobar que el novio de su hija tiene la cabeza amueblada.

Las otra pregunta que te puedan hacer es sobre tu novia: cómo os conocisteis, detalles sobre vuestra relación (y sí, también indagrán en vuestros besos, y tiempo libre para saber si tenéis sexo, tenéis previsto el sexo con alguna noche junto o no habéis hecho nada de nada) y qué tenéis pensado hacer en un futuro no lejano.

7. Sé tú mismo

En ningún momento de la visita intentes imitar o hacerte pasar por la persona que NO eres.

Es el mayor error que hace la gente y la cagarás forever.

Cuando des tu opinión, sé honesto y si hay algo en lo que estás en desacuerdo muéstralo.

Cuando lo muestres no lo hagas de forma agresiva. Simplemente, puedes decir “respeto su opinión pero yo pienso que…”.

8. Ofrécete a ayudar en cualquier tarea

No es que seas idiota.

Pero por educación, y aunque estés en otra cosa, ofrécete a ayudar para cualquier tarea que se preste.

invitacion a cenar

Si es una comida o cena, pues a poner la mesa, a retirarla o incluso si hay que lavar, ofrécete aunque sepas que no lo vas a hacer o no te van a dejar hacerlo.

Es un principio básico de galantería casposa, pero siempre funciona.

Y ojo: ganas puntos. Los oídos de tu novia recibirán cosas buena sobre ti…y avanzarás.

9. Mantén la conversación viva

Una conversación muerta es augurio de que algo ya no funciona.

Si en la primera cita con tus futuros suegros ya falla, estás acabado.

Si no se te ocurre nada, pregúntales sobre cómo era tu novia de pequeña y que empiecen a hablar ellos.

10. Despídete como si fueses a verlos de nuevo

Cuando llegue la hora de despedirse.

Llámalos por su nombre, le agradeces la invitación y que te ha gustado mucho.

Remárcales algún detalle de la conversación en el cuál os reísteis todos juntos.

Y cuando digas adiós, siempre con un: hasta la próxima y gracias! aunque pueda ser tu última vez.

Pareja de novios

Luego te retiras unos metros y abraza o besa a tu novia para demostrarles que a lo que has venido tú es a por ella realmente.